El tiempo pascual

La resurrección de Jesús no es una vuelta a su vida anterior para volver de nuevo a morir un día de manera ya definitiva. No es una simple reanimación de su cadáver, como pudo ser el caso de Lázaro o la hija de Jairo. Jesús no regresa a esta vida sino que entra en la vida definitiva de Dios. Es una cuestión de creer, vive entre nosotros a través de su mensaje, es un recuerdo gozoso en nuestro corazón.

                             ¡Él pasa a nuestro lado llenándolo todo con su fragancia y vistiéndolo con su hermosura!

                            ¡Aleluya, el Señor, Jesús Nazareno, nuestro amigo, maestro y hermano,  

                             camina a nuestro lado abriéndonos las sendas del reino de Dios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *